Helecho arbóreo

 
 

Una foto con helechos arbóreos es sinónimo de las montañas de nuestra cordillera. Ninguna planta representa mejor los parajes altos de Puerto Rico que esta atractiva especie, única entre los helechos por su capacidad de desarrollar un tronco que eleva las hojas a una distancia considerable del suelo. Como todos los helechos, el arbóreo no produce flores ni frutas, sino esporas que aparecen debajo de las hojas en grupos compactos llamados soros. Cuando caen al suelo germinan y producen una diminuta planta, llamada protalo, que produce espermatozoides y óvulos. Los primeros nadan hasta los segundos, sucede la fecundación y del cigoto se desarrolla una plántula que pronto produce las primeras hojas.


Cyathea arborea es nativa de Puerto Rico, las Antillas Menores y Venezuela, aunque por su belleza se ha introducido y se cultiva en muchos otros lugares. El tronco puede alcanzar treinta pies de altura y cinco pulgadas de diámetro. Las hojas nuevas se desenrollan con  elegancia en la punta de la planta. El tronco, que no contiene madera pero es sorprendentemente duradero, recibe el nombre de camaroncillo y se emplea para cultivar orquídeas. Los indios Caribes usaban camaroncillos para transportar el fuego porque allí dura horas sin apagarse.

El Yunque es extraordinario para tomar fotos pero este día se la pasó lloviendo y el ambiente estaba rodeado de una espesa neblina. De momento la neblina se disipó, justo lo necesario para captar a estos helechos y al ambiente húmedo donde habitan. Nikon D90, 18-105 mm (45 mm), ISO 200,  1/25 s, f/7.1 luz natural.

Cyathea arborea